El color azul tiene y ha tenido siempre un gran efecto sobre la psique humana, en gran medida por el simbolismo y la asociación del color con elementos que percibimos de dicho color y que nos generan experiencias emocionales concretas. Concretamente, según afirma la página piscologiaymente.com, el color azul suele vincularse al agua en casi todas sus formas, especialmente a mares y océanos, así como a la lluvia. También destaca su asociación con el color del cielo.

“Azul, líneas en el mar”…

El azul claro suele vincularse a la introspección, a la timidez y a la tolerancia, pero probablemente su vinculación más conocida es con la idea de serenidad y calma. Se trata de uno de los colores más relacionados con la tranquilidad y el control de la situación, así como con la paz, el entendimiento y la protección. También se vincula al cuidado de los demás y a la confianza y credibilidad.

“Se dejaba llevar, se dejaba llevar por ti”…

Asimismo, el azul suele hallarse vinculado a la estabilidad mental y emocional, así como a la razón (también a la inteligencia) y a un modo de afrontar la realidad racional. También parece favorecer la creatividad y la cordialidad, así como al entendimiento entre personas.

“Azul, vuelve a reflejar, y fundido con el sol, reina un sueño de sonido a mar”

Independientemente de su significado psicológico, el azul cielo es un color que apetece vestir en verano. Nos recuerda al mar, al cielo, a los atardeceres plácidos… De hecho es un tono que plaga las colecciones de moda en esta época del año. Y así, entre “verso y verso” del “Azul” de Antonio Vega os hemos presentado algunas de las prendas más bonitas para lucir en estos días.

“Pon tus manos a volar”

Zara