Germán San Máximo es el gerente de la tienda Yoigo del Centro Comercial El Tormes. Aunque durante las semanas de cuarentena se ha continuado ofreciendo el servicio a los clientes de la compañía, la tienda ha reabierto con regularidad el pasado mes de junio. Desde entonces, trabajan todos los días para conseguir llevar a sus clientes a la tan anhelada normalidad, o al menos, hacernos sentir a todos que ya estamos cerca…

-El pasado 8 de junio el Centro Comercial El Tormes celebró la reapertura de todas sus tiendas. ¿Cómo ha vivido estos primeros días?

-Al principio lo hemos vivido con incertidumbre, ha sido un parón inesperado y la vuelta ha sido un tanto atípica, hemos tenido que incluir protocolos adicionales y el uso de los EPIS (equipos de protección individual) a la atención de nuestro staff así como otras medidas de seguridad.

-¿Qué medidas ha adoptado su establecimiento con el fin de ofrecer el mejor servicio a sus clientes?

-Gracias a que formamos parte del Grupo Másmovil todo ha sido mucho más sencillo, puesto que nos han ayudado en la implementación de todas las medidas exigidas con el fin de garantizar la seguridad de nuestro equipo y de nuestros clientes. Algunas de estas medidas son la limitación de aforo y la instalación de mamparas de seguridad. Además se han marcado zonas para garantizar el distanciamiento, se han instalado dispensadores automáticos de gel hidroalcohólico, que están tanto a disposición del personal como de nuestros clientes. Y por supuesto, se ha instaurado el uso de mascarillas.

-¿Cómo las están asumiendo los clientes?

-Por lo general, con mucho respeto. No hemos tenido ningún tipo de problema ni incidencia y todos nuestros clientes se muestran muy concienciados y comprometidos con estas medidas.

-Estos meses de confinamiento nos han servido también para reflexionar y pensar en cómo puede ser todo después de la pandemia. ¿Se está pareciendo la realidad a cómo la había imaginado?

-Durante estos casi tres meses se me han pasado muchas cosas por la cabeza. En primer lugar, quiero destacar que lo vivido probablemente nos hará mejores personas y que lamentablemente en un periodo corto de tiempo, las cosas no serán como las conocíamos. No obstante, desde nuestra vuelta, trabajamos día a día para intentar lograr y llevar a nuestros clientes a la tan anhelada normalidad. Nos esforzamos por una mejora continua.

-¿Qué es lo que ha aprendido usted de estas semanas complicadas? ¿qué hará diferente a partir de ahora?

-Como he mencionado anteriormente, la lección más importante que creo que he aprendido es que las cosas pueden cambiar en un segundo, por lo que hay que intentar ser y dar lo mejor de cada uno cada día y en todos los aspectos de la vida.

-¿Cuáles son sus deseos de futuro a corto plazo?

– Deseo fervientemente que todo esto quede como un mal recuerdo y nos sirva como un gran aprendizaje para el futuro.