Silvia Cuesta es la gerente del Colegio de Abogados de Salamanca. Hablamos con ella sobre estas semanas extrañas que hemos y estamos viviendo y sobre lo que aprenderemos de ellas. Silvia confía en que al menos nos sirva para diferenciar lo importante de lo banal.

-¿Cómo ha vivido estos tiempos extraños de confinamiento?¿A qué ha dedicado gran parte de su tiempo?

-He repartido mi tiempo entre trabajar desde casa, curarme, ya que estuve unos días enferma, y he aprovechado también para leer, oír música, ordenar cosas o cocinar.

-¿Cuál se ha convertido en su rincón favorito de la casa?
-Divido mis preferencias entre la cocina y la terraza.

-Parece que en este tiempo hemos vivido en primera persona una película, ¿se atreve a ponerle título?
-Forzada armonía.

-¿Qué es lo que más está echando de menos de su faceta profesional en este tiempo?
-Seguramente el contacto directo con la gente, con los compañeros, amigos…

-¿Qué es lo que más ganas tiene de hacer?
-Viajar, hacer alguna escapada, y antes de esto, salir a comer con los amigos a un restaurante agradable

-¿Aprenderemos algo de la experiencia vivida?

-Eso espero, quizás valorar más nuestra vida diaria, a las personas cercanas, y a diferenciar lo importante de lo banal.