Mercedes Rogado es la gerente de la Papelería de la Suerte del Centro Comercial El Tormes. Según nos cuenta en esta entrevista, no ha desperdiciado ni un solo minuto de estas semanas de confinamiento. Ya está de nuevo al frente de su negocio y lo hace con ilusión y muchas ganas, porque es consciente de que hay que seguir adelante y de la manera más positiva.

-¿Cómo ha vivido estos tiempos extraños de confinamiento? ¿A qué ha dedicado gran parte de su tiempo?
-La verdad es que no lo he pasado mal en casa, he aprovechado para hacer muchas tareas pendientes. Debido a mi trabajo paso mucho tiempo fuera de casa y he aprovechado estos días a hacer una limpieza general. Encontrarme con objetos guardados (entradas de concierto, fotos antiguas…) que hacía tiempo que no veía me ha permitido recordar momentos pasados. Me ha hecho ilusión volver a verlos después de muchos años. Además de organizar todo bien, he hecho de pintora, he cocinado, como cualquier ama de casa, he jugado con mi hijo, he salido al jardín cuando el sol lo permitía… Necesitaba tener todo el tiempo ocupado porque me cuesta mucho no estar activa. Una de mis grandes pasiones es leer y tengo la ventaja de tener una librería así que dispongo de muchos títulos que he aprovechado para leer en estas semanas. También he confeccionado mascarillas caseras que nos han servido para salir del paso hasta que hubiera en las farmacias. A todo esto tengo que sumar el papeleo propio de una empresa (que no cesa a pesar de que esté cerrada temporalmente), he buscado ideas sobre cosas que podemos realizar en la tienda; y también me he preocupado de buscar los medios necesarios para garantizar la seguridad de todos, trabajadores y clientes. Y he salido muy poco a la calle. Creía que esa era mi obligación.

-¿Cuál se ha convertido en su rincón favorito de la casa?
-Tengo muchos, pero quizás donde tengo mi despacho y biblioteca. En estos días también hemos disfrutado mucho de la bodega: se ha convertido en oficina, en sala de la televisión, y en discoteca todas las noches de los sábados… Allí he disfrutado mucho con mi marido y con mi hijo.

-Parece que en este tiempo hemos vivido en primera persona una película, ¿se atreve a ponerle título?
-No se me ocurre un título, pero desde luego debería estar relacionado con un futuro optimista, con la lucha… porque tenemos que seguir adelante de la manera más positiva posible.

-¿Qué es lo que más ha echado de menos de su faceta profesional?
-Sin duda alguna el contacto con la gente, el día a día; la relación con mis compañeras, con los clientes, el ambiente en general del Centro Comercial El Tormes, que es tan bueno. El constante movimiento puede “estresarnos” en el día a día pero lo he echado de menos. También he hablado con muchos clientes durante estos días, especialmente con los que están más solos y que en estos días se han sentido mas desamparados. Tengo muchas ganas de verlos a todos.

-¿Aprenderemos algo de la experiencia vivida?
-Yo ya era consciente de ello pero creo que esta situación lo ha hecho más evidente todavía: hay que valorar todos los momentos, disfrutarlos todos. Hay que tener en cuenta que la vida pasa muy rápido y todo cuenta. No dejar para mañana lo que puedas hacer hoy. Ya tendremos tiempo de descansar y de dormir… Hay que hacerle sentir a la gente lo que de verdad te importa, mostrarles una sonrisa, darles los buenos días, intentar compartir sus sueños. Vuelvo al trabajo con ilusión, con ánimo y con muchas ganas. Todos juntos, podemos.