En Enamódate desde Casa hoy hablamos con la encargada de la tienda Deichmann del Centro Comercial El Tormes. A pesar de la preocupación y de la angustia propias de estar ante una situación desconocida, ha intentado en esta etapa complicada disfrutar del día a a día y de las pequeñas cosas como tomarse un café sin prisas.

-¿Cómo ha vivido estos tiempos extraños de confinamiento? ¿A qué ha dedicado gran parte de su tiempo?
-He pasado por diferentes estados, al principio vivía con la angustia propia de enfrentarte a una situación desconocida y nunca vivida, ¡una pandemia! También he estado preocupada y confusa por la situación laboral y económica. Eso sí, he ido tomando conciencia día a día, observando todo lo que está aconteciendo e intentando mantener la mente muy despierta. Dentro de las posibilidades, he intentado disfrutar a diario de todo lo que tenemos y que a veces no podemos atender como se merece por falta de tiempo: mi familia, mi casa, mi jardín, mi mascota. También de las pequeñas cosas que no valoramos como una taza de café en calma, un baño de agua caliente, sin prisas… Despertarse con tiempo por delante…

-¿Cuál se ha convertido en su rincón favorito de la casa?
-Mi rincón favorito en este tiempo ha sido, sin duda, mi jardín. Salir y disfrutar de la calma con el aire en la cara, sin horarios…

-Parece que en este tiempo hemos vivido en primera persona una película, ¿se atreve a ponerle título?
-Podría ser “Por un nuevo camino”.

-¿Qué es lo que más ha echado de menos de su faceta profesional?
-Pues la verdad es que todo mi trabajo en general, todo lo que hago a diario. He echado de menos el contacto con todos mis compañeros, las reuniones, los eventos, los viajes…

-¿Aprenderemos algo de la experiencia vivida?
-Sin duda alguna será un aprendizaje. Experimentaremos un nuevo comienzo en todos los ámbitos, profesional y personal. Creo que nada volverá a ser igual. Ha sido un gran parón en nuestras vidas, involuntario, nadie lo buscábamos. No hemos podido hacer otra cosa que observar nuestro día a día desde la distancia, a veces en soledad. Lo que hemos vivido dejará huella en todos nosotros. Confío en que sea una lección de vida de la que aprendamos lo más positivo, lo triste es haber vivido tantas desgracias de muchas familias. ¡A por el nuevo camino!