En Enamódate desde casa hoy hablamos con Jimeno, el periodista y locutor de Cadena 100, que celebró en El Tormes su última fiesta con los niños antes de la cuarentena. El famoso colaborador del programa “¡Buenos días, Javi y Mar!” ha echado mucho de menos a los más pequeños y muy especialmente a su madre, con quien está deseando disfrutar en Salamanca de una caña y un tinto de verano.

-¿Cómo ha vivido estos tiempos extraños de confinamiento?¿A qué ha dedicado gran parte de su tiempo?

-Los he vivido, imagino que como todo el mundo, con muchísimo miedo al principio, entre otros motivos, porque mi familia está “desperdigada” por toda España -tengo una hermana en Valladolid, otra en Córdoba, mi madre está sola en Salamanca- y la verdad es que ha sido duro, con el temor de que alguna de ellas cayera enferma o lo hiciera yo. Además, cada día las noticias eran peores, sabíamos de fallecimientos de gente que conocíamos o de sus familiares… A eso se sumaba el miedo por el futuro laboral… Eso sí, estoy con ganas tirar adelante y de ayudar, en este tiempo hemos visto también muchas acciones solidarias y se han vivido momentos que nunca olvidaremos. Esto va a marcar nuestras vidas para siempre.

A lo que más tiempo he dedicado estos meses ha sido a trabajar, y lo he hecho desde casa. Sí que es verdad que esta crisis ha supuesto una nueva forma de trabajar, muy efectiva por cierto, y a la que nos hemos adaptado muy bien. Cadena 100 se ha comportado de una manera ejemplar con sus trabajadores, hemos podido hacer todo desde casa. Hemos estado muy rápidos, se han hecho cosas muy bonitas… La verdad es que estoy muy orgulloso del trabajo que se ha hecho en Cadena 100. ¡Y también he cocinado en estos meses! He seguido a todos los cocineros que hay en Instagram y he preparado muchísimas recetas. Salgo de esta cuarentena sabiendo un poco más de cocina.

– ¿Cuál se ha convertido en su rincón favorito de la casa?

-La casa donde vivo la elegí por su terraza y en estos meses me ha dado la vida. De hecho, todavía no salgo mucho a la calle para pasear o hacer deporte, lo hago en la terraza. Hay una parte de mí que considera que solo debe salir la gente que no tiene la suerte de tener un sitio como este. Yo me paso unas cuantas horas en este lugar.

-Parece que en este tiempo hemos vivido en primera persona una película, ¿se atreve a ponerle título?

-La película se debería titular “Un día menos” porque era el mensaje positivo que hemos intentando mandar a nuestras familias, a nuestros amigos, en las redes sociales… Tres meses ya de confinamiento, de estado de alarma y siempre es un día menos. Es lo que nos ha dado esperanza…

-¿Qué es lo que más está echando de menos de su faceta profesional en este tiempo?

-Lo que más echo de menos es el contacto con los compañeros, el ambiente de la redacción, el saludarte, echarte unas risas… porque desde casa a nivel profesional, el programa no lo ha notado en absoluto, es más, creo que nos ha puesto las pilas. Yo creo que hasta ha mejorado, hemos hecho muchas cosas, hemos estado muy despiertos, muy solidarios, y hemos ofrecido al oyente lo que necesitaba: compañía, entretenimiento y la mejor música. La labor de Cadena 100 en este tiempo creo que se va a estudiar en los libros… Quiero recordar también la creación del Resistiré 2020, ese impulso que dimos con esa canción que pasará a la historia y que tiene ya 35 millones de visualizaciones en Youtube. Menciono también iniciativas tan bonitas como que los oyentes mandaran mensajes a través de la radio a las residencias y a los hospitales para que los enfermos, los sanitarios y las personas mayores estuvieran más acompañadas; los cuentos que hemos grabado para los niños; infinidad de podcasts (de música, de deporte…). También he echado de menos estar con los niños, grabo cada día en un cole, y conozco cómo se comportan, sus caras, sus gestos, su alegría… He añorado hacer las fiestas que hacía, como por ejemplo la que celebramos en el Centro Comercial El Tormes. Ésta fue la última que hice antes de la cuarentena y esas fiestas son maravillosas. Hemos hecho Jimeno y los Niños por WhatsApp, donde los niños mandan sus respuestas por teléfono, y aunque no es igual está siendo un descubrimiento y una puerta más que se abre. Pero no es comparable a mirar la cara a un niño y ver la alegría con la que te reciben.

-¿Qué es lo que más ganas tiene de hacer?

-Lo que me muero de ganas de hacer, por encima de todas las cosas, es ir a Salamanca no solo para disfrutar de la ciudad sino por ver a mi madre que se merece un monumento. Ha estado sola estos meses y aún así ha sido el motor de nuestra familia, la que más alegría ha dado, la que más ha empujado, la que menos preocupaciones ha querido dar. Ha sido para mí un ejemplo de valentía, de constancia, de perseverancia, de alegría… me quito el sombrero. Mi madre me ha vuelto a sorprender. Y tengo muchas ganas de estar con ella y hacerle muy feliz. Tengo un montón de planes con ella, aunque me conformo con salir a tomar una caña o un tinto de verano… Ya queda un día menos también para que podamos movernos entre provincias y podamos vernos.

Fiesta de Jimeno y los Niños en el Centro Comercial El Tormes

-¿Aprenderemos algo de la experiencia vivida?

-Aprenderemos muchas cosas, ya las hemos aprendido. Yo creo que sobre todo hemos aprendido a valorar que lo principal en esta vida es la salud, que sin salud no hay nada, que hay que cuidarse, que nos tenemos que cuidar, que nos tenemos que querer, ser solidarios. Espero que de esta situación salga una sociedad más empática, más solidaria. No me gusta nada lo que está pasando estos últimos días en política: enfrentamientos, reproches, insultos… creo que no es el momento. Seguro que se han hecho un montón de cosas mal pero no me gusta ver cómo nos enfrentamos. Yo de hecho no quiero hablar de política y ojalá que todos unidos saquemos España adelante.