David Mateos Prieto es el encargado del local Las Bravas del Centro Comercial El Tormes. David nos explica algunas de las medidas que se han adoptado en el bar restaurante y confiesa que después de la situación vivida “ha sido como empezar de nuevo”.

-El pasado 8 de junio el Centro Comercial El Tormes celebró la reapertura de todas sus tiendas. ¿Cómo vivió estos días?

-Pues la verdad que con mucho nerviosismo e incertidumbre por la posible reacción de la gente ante la nueva situación y nuestras dudas sobre cómo resultaría aplicar al negocio las nuevas medidas de higiene y protocolos de seguridad. Ha sido como si empezáramos de nuevo.

-¿Qué medidas ha adoptado su establecimiento con el fin de ofrecer el mejor servicio a sus clientes?

-Las principales medidas que hemos adoptado son la limitación de aforo, garantizar el distanciamiento entre las mesas del comedor, el uso de guantes y, por supuesto, el uso de mascarilla. Disponemos de dispensador de gel hidroalcohólico para uso de nuestros clientes y para nuestro personal. También realizamos la desinfección de todo el mobiliario después de cada uso. Disponemos de agua ionizada para el lavado tanto de la vajilla, como de cubertería así como de los utensilios de cocina.

-¿Cómo las están asumiendo los clientes?

-La verdad es que la gente tiene mucho respeto a todas las medidas y las cumple en su mayoría. No hemos tenido ningún problema al respecto.

-Estos meses de confinamiento nos han servido también para reflexionar y pensar en cómo puede ser todo después de la pandemia. ¿Se está pareciendo la realidad a cómo la había imaginado?

-Después de tres meses confinados tienes mucho tiempo para pensar en como sería la vuelta a la actividad…Tenía claro que el comienzo sería complicado; que lógicamente iba a costar, al menos al principio, que la gente perdiera el miedo a salir de casa y sobre todo a entrar en sitios cerrados donde se relaciona con más gente. Todavía hay respeto con la vuelta a la normalidad y parece lógico. Poco a poco vamos avanzando y volveremos a la normalidad…

-¿Qué es lo que ha aprendido usted de estas semanas complicadas? ¿qué hará diferente a partir de ahora?

-Sobre todo que la vida te puede cambiar en un segundo. Que hay que disfrutar del momento en cada situación y sobre todo tomarse las cosas con tranquilidad. Durante estos meses he aprendido a disfrutar tanto de mi mujer como de mis hijas ya que por nuestro trabajo no podemos compartir mucho tiempo. Hemos aprovechado estas semanas juntos. También te das cuenta de lo importante que es la familia y lo duro que resulta la prohibición de no poder ver a los que más quieres (a mis padres y hermanos) teniéndolos tan cerca.

-¿Cuáles son sus deseos de futuro a corto plazo?

-Lo que deseo ardientemente es que la vacuna llegue lo antes posible y que esto que estamos viviendo sea un mal recuerdo.