POR FASES. Ricardo Rodríguez: “En General Óptica se desinfectan todas y cada una de las gafas que se prueban nuestros clientes”

En Enamódate hoy hablamos con Ricardo Rodríguez, gerente de General Óptica en el Centro Comercial El Tormes. Además de contarnos cómo han sido estos primeros días después de la vuelta, nos ha explicado algunas de las medidas que se han adoptado en la tienda para que los clientes se sientan seguros, entre ellas, la desinfección de todas y cada una de las gafas que son probadas.

-Con la entrada de Salamanca en la segunda fase el Centro Comercial El Tormes ha celebrado la reapertura de todas sus tiendas. ¿Cómo ha vivido estos primeros días después del parón por la crisis del COVID19?

-He vivido un cúmulo de sensaciones, de emoción contenida y también con la tensión propia de pensar cómo sería este primer día de apertura. Además, en nuestro trabajo los clientes tienen una necesidad que va más allá de lo puramente estético. Y nos hemos encontrado con casos de personas que durante estos meses lo han pasado mal porque han estado sin gafas, han necesitado lentes de contacto o se le han acabado las pilas del audífono… Aunque desde nuestra central se han atendido a través de un teléfono 900 todas estas urgencias, la verdad es que hemos estado desbordados y no se ha podido llegar a todo el mundo al menos como nos hubiera gustado. De ahí que en los primeros días de apertura hayamos tenido una afluencia muy grande, mucha más de lo que preveíamos. Además, con el fin de animar las compras, hemos abierto con una oferta inicial bastante potente y el público ha respondido fenomenal. Ha sido reconfortante, nos ha ayudado a perder un poco el miedo que teníamos de ver cómo respondería la gente.

-¿Qué medidas ha adoptado su marca con el fin de ofrecer el mejor servicio a sus clientes?

-La preparación para la apertura ha sido compleja, porque en General Óptica ofrecemos un servicio además de la venta del producto. De ahí que las medidas adoptadas vayan en diferentes sentidos. Por un lado está el control de afluencias, la colocación de unas líneas de separación dentro de la tienda para favorecer el mantenimiento de las distancias, hemos retirado una de las dos sillas del punto de entrega para que esté el menor número posible de personas en el interior del local, y luego hemos adoptado otras medidas de protección individual (como son el uso de mascarilla, pantallas de metacrilato, etc.). Además, en el gabinete, tenemos a disposición de nuestros clientes gel hidroalcohólico, un producto específico para desinfectar los aparatos, una mampara de metacrilato que separa los instrumentos que tenemos que utilizar en la toma de mediciones y donde es preciso mantener una distancia muy próxima con el cliente. En la parte destinada a venta, además del gel, tenemos un producto para desinfectar superficies y una solución de agua oxigenada para la desinfección de las gafas. Cada una de las gafas que se prueba el cliente se desinfecta con esta solución y luego se procede al secado. Además, en los últimos días, hemos incorporado un aparato de vapor a presión de alta temperatura para desinfectar superficies de trabajo, monturas probadas, mobiliario e instrumentos de medición. Estas son las medidas a grandes rasgos. A ellas hay que sumar las que adoptamos a nivel individual: nos tomamos la temperatura cada vez que entramos a trabajar, rellenamos un formulario de forma diaria para conocer nuestro estado de salud, el personal externo (limpieza y mantenimiento) tiene que cumplir también unos requisitos, y toda esta información se envía a la central para que pueda tener también un control y realizar seguimiento. General Óptica se encarga de enviarnos información actualizada en cada momento. Otra medida significativa que se ha adoptado en la tienda es la venta asistida, los clientes deben esperar a ser atendidos y les acompañamos en la elección de monturas. Las gafas seleccionadas se separan en una bandeja, y posteriormente se desinfectan. De ahí que no vuelvan a la exposición de forma inmediata.

-¿Cómo las están asumiendo los clientes?

-La verdad es que la respuesta de los clientes ha sido muy positiva. Las personas que entran en la tienda están pendientes de las instrucciones que les damos (no tocar las gafas, esperar a ser atendidos, mantener la distancia social). Están respondiendo muy bien a esta situación anómala y quiero aprovechar esta ocasión para agradecérselo muy sinceramente.

-Estos meses de confinamiento nos han servido también para reflexionar y pensar en cómo puede ser todo después de la pandemia. ¿Se está pareciendo la realidad a cómo la había imaginado?

-En los primeros días estaba deseando recuperar la normalidad. No me planteaba que la vuelta a la cotidianidad, a la que tanto hemos echado de menos, pudiera ser diferente a nuestra rutina. Pero según iban avanzando las semanas nos íbamos dando cuenta de la magnitud de la pandemia, estamos viviendo una situación más grave de lo que nos habíamos imaginado. Quiero pensar que estamos en un periodo de transición hacia la normalidad anterior y aunque es muy probable que algunas de las medidas que hemos adoptado continúen en un futuro, confío que podamos volver a nuestra vida antes del COVID19. No me gustaría que ésta fuera la situación normal post pandemia.

-¿Qué es lo que ha aprendido usted de estas semanas complicadas? ¿qué hará diferente a partir de ahora?

-La situación ha sido muy dura y realmente me ha servido para aprovechar mucho más los momentos en familia y disfrutar del entorno más próximo. También me ha servido para echar mucho más de menos al resto de mi familia (a mi madre y hermanos) y a los amigos. Durante estos momentos que no he podido verlos los he echado mucho de menos. Quizás sea esto lo que he aprendido: a disfrutar más de cada momento que paso con las personas que más me importan.

-¿Cuáles son sus deseos de futuro a corto plazo?

-Mi deseo de futuro a corto plazo es despertar de este mal sueño que estamos viviendo, abrir los ojos y que esto haya pasado ya, haberlo dejado atrás como una pesadilla… Y que pronto haya un remedio, una cura que acabe con esta situación sanitaria tan dura y podamos seguir adelante con nuestra vida, con nuestros anhelos e ilusiones. Que podamos vivir nuestro día a día con normalidad sin tensión añadida. Que esto pase lo más rápidamente posible y nos quedemos con el mensaje de que somos mucho más vulnerables de lo que creíamos.


Moda pensada para sonreír

Quizás porque estamos en una etapa de la vida en que necesitamos ver el lado positivo de las cosas, hacer gala de optimismo y sonreír vuelve a la moda ese emoticón de cara alegre que tanto utilizamos en nuestras relaciones digitales y que en los años 80 puso rostro a todo un movimiento musical y también social.

Colección Pull&Bear

Como dice la revista SModa, “tras cinco décadas desde su nacimiento, este antepasado de los emoticonos que asume nuestros estados de ánimo en las redes sociales, sigue encandilando tanto a nostálgicos como a tiernas generaciones”. Y así surge la colección Smiley x Pull&Bear, que ejemplifica el mensaje positivo de esta cara sonriente con el espíritu urbano y se cuela este verano en nuestro armario para que podamos vivirlo en primera persona.

Esta marca que puedes encontrar en el Centro Comercial El Tormes ha preparado una colección cápsula plagada de hits para los meses más calurosos, en la que el arte y los contrastes juegan su papel protagonista. Esta colección mantiene intacto esa estética rebelde que tanto le caracterizó en los años 80 cuando le puso rostro al movimiento Acid House.

En esta ocasión la sonrisa perenne de Smiley se junta también con grandes nombres de la pintura como Vicent Van Gogh, Monet y Vermeer. Sobre camisetas y sudaderas hoodie, el universo pop se fusiona con la pincelada expresionista de Van Gogh, el movimiento impresionista o la icónica Joven de la perla.

“Al ya legendario afán de la marca por reinventar las prendas vaqueras con nuevos fits y lavados, se añade también el print de smiley. En versión multicolor como guiño a su ácido pasado en chaquetas crop y pantalones altos de cintura, o bien desdibujándose sobre suave denim, crearán en definitiva el total look de la temporada”.

El smile y el fenómeno Acid House

Todos sabemos que el fenómeno Acid House nació a través de un estilo musical , la música house . Pero el terreno musical acabó siendo absorbido por la moda , con unas vestimentas escandalosamente llamativas que sedujeron a todas las personas que vivieron la década de los ochenta .

Hacia mediados de los ochenta en Chicago (EEUU) se produjo el inicio de este movimiento musical que se extendió hacia los países oceánicos y europeos . Fue por Reino Unido donde comenzaron a producirse los primeros efectos del Acid House , hasta llegar a España y poblar de “smiles ” nuestras discotecas . Y es que el smile era el emblema oficial de este género. Ese sencillo dibujo con una simple sonrisa y dos botones por ojos llegó también a la moda.

“Al consumidor no le importaba que fuera un símbolo discotequero , independientemente de si se sentía identificado con ese mundo o no, tenía que seguir esa moda tan llamativa como un pelín hortera que tantos y tantos han lucido”, afirma el blog “Otroramejor”.


POR FASES. Raquel Mateos: “A partir de ahora mi prioridad es cuidarme mucho y valorar, más si cabe, el trabajo, la familia y la salud”

Raquel Mateos es la encargada de la tienda Yves Rocher del Centro Comercial El Tormes. Confiesa haber vivido unos días muy especiales coincidiendo con la reapertura de la tienda. Ahora lo que desea es que todos podamos recuperarnos pronto de estos momentos tan difíciles que hemos vivido.

-Con la entrada de Salamanca en la segunda fase el Centro Comercial El Tormes ha celebrado la reapertura de todas sus tiendas. ¿Cómo ha vivido estos primeros días después del parón por la crisis del COVID19?

-La verdad es que han sido unos días muy especiales. Lo he vivido, sobre todo, con con mucha ilusión y emoción por volver a empezar, y también con expectación sobre cómo iban a ir las cosas y cómo responderían nuestros clientes. Hemos trabajado mucho para poner la tienda en perfectas condiciones para recibir a todos los que nos visitan. Además, el Centro Comercial el primer día nos obsequió con una planta que nos hizo muchísima ilusión. Fue una buena forma de recomenzar.

-¿Qué medidas ha adoptado su marca con el fin de ofrecer el mejor servicio a sus clientes?

-Lo primero, antes de abrir nuestra tienda, hemos desinfectado todo, incluso producto por producto. Durante este tiempo, la empresa se ha encargado de proveernos de todo tipo de material: guantes, visera protectora, mascarillas… Disponemos de gel hidroalcohólico a la entrada para desinfección de todos nuestros clientes, pantalla de metracrilato en caja, hemos retirado cada probador. El aforo se ha restringido a lo que marca la ley, la distancia de seguridad que debemos mantener es de 2 metros entre cada persona que esté en la tienda, todo ello para el bienestar de nuestros clientes.

-¿Cómo las están asumiendo los clientes?

-Yo creo que hoy en día ya estamos todos mentalizados de estas medidas de seguridad y la gente está reaccionando fenomenal y sin poner ningún tipo de problema.

-Estos meses de confinamiento nos han servido también para reflexionar y pensar en cómo puede ser todo después de la pandemia. ¿Se está pareciendo la realidad a cómo la había imaginado?

-Es complicado, hace unos meses no nos podíamos imaginar ver a la gente con mascarilla y mantener la distancia sin poder acercarnos a las personas que nos visitan habitualmente, incluso con nuestras compañeras. Pero tenemos que vivir con estas circunstancias y lo haremos de la mejor manera posible con la intención de ofrecer siempre una experiencia agradable a todo el que nos visite, con la mejor de nuestras sonrisas y ayudando en todo lo que podamos.

-¿Qué es lo que ha aprendido usted de estas semanas complicadas? ¿qué hará diferente a partir de ahora?

-Han sido semanas muy difíciles en las que nos ha dado tiempo a reflexionar en la vida que teníamos hace pocos meses atrás y valorar cada momento que vivimos. Sobre todo he echado de menos no poder ver ni estar con mis familiares y amigos. A partir de ahora lo más importante es cuidarme mucho para proteger a todos los míos, intentar recuperar la mayor normalidad posible siempre con seguridad, por supuesto, vivir con intensidad cada momento y valorar, más si cabe el trabajo, la familia, la salud…

-¿Cuáles son sus deseos de futuro a corto plazo?

-Mi mayor deseo es que vayamos superando esta pandemia y no volvamos atrás, recuperar cuanto antes la normalidad, que podamos seguir trabajando, poder viajar… En definitiva, que la sociedad se recupere cuanto antes de estos momentos tan difíciles que hemos pasado.


¡¡Inauguramos el verano!!

Con la subida de las temperaturas, el comienzo oficial del verano este sábado, y la llegada de lo que han llamado nueva normalidad estrenamos una estación que este año es más deseada que nunca. ¡Hasta parece que podremos darnos un baño!

Mañana a las 23,44 horas se inaugura de forma oficial el verano de 2020, una época que si siempre es deseada este año lo es aún más. Después de tres meses de confinamiento y situaciones complicadas, damos la bienvenida a la estación más calurosa con los brazos abiertos ya que coincide también con la vuelta a una relativa normalidad. Con las debidas precauciones, pero todo apunta a que a pesar de la situación este verano podremos disfrutar también de las terrazas, de los paseos con la puesta de sol y de los baños en piscinas y playas.

Women´Secret

Así que para los que ya estéis haciendo planes, en Enamódate os queremos mostrar algunas de las propuestas de baño que ya podéis encontrar en nuestras tiendas y además con precios especiales porque las rebajas y los grandes descuentos ya han llegado al Centro Comercial El Tormes.

Bañadores y bikinis estampados

Las flores, las rayas, el print animal… son estampados recurrentes de la moda baño y este año también se llevan los lunares. Women´Secret ha apostado así por una colección que parece llevar el sello made in España.

Women´Secret
Women´Secret
Calzedonia

Colores monocromáticos

Es la moda baño que no falla. Eso sí hay que optar por el color que más nos favorezca y la hechura que mejor nos siente. Este año podemos elegir entre una gran variedad de propuestas, desde las más clásicas hasta las que juegan con las asimetrías más llamativas.

Moda baño deportiva

Después de unos meses de sequía para la natación, estos meses se antojan como un buen momento para recuperar esta práctica deportiva. Esta colección es una buena opción para nadar cómoda.

Chapuzones para todos

En las tiendas del Centro Comercial El Tormes puedes encontrar moda baño para todos los miembros de la familia, niños y mayores. Esto solo es un avance…

¡¡Disfrutad del verano!!


DESDE CASA. Silvia Cuesta: “Espero que aprendamos a diferenciar lo importante de lo banal”

Silvia Cuesta es la gerente del Colegio de Abogados de Salamanca. Hablamos con ella sobre estas semanas extrañas que hemos y estamos viviendo y sobre lo que aprenderemos de ellas. Silvia confía en que al menos nos sirva para diferenciar lo importante de lo banal.

-¿Cómo ha vivido estos tiempos extraños de confinamiento?¿A qué ha dedicado gran parte de su tiempo?

-He repartido mi tiempo entre trabajar desde casa, curarme, ya que estuve unos días enferma, y he aprovechado también para leer, oír música, ordenar cosas o cocinar.

-¿Cuál se ha convertido en su rincón favorito de la casa?
-Divido mis preferencias entre la cocina y la terraza.

-Parece que en este tiempo hemos vivido en primera persona una película, ¿se atreve a ponerle título?
-Forzada armonía.

-¿Qué es lo que más está echando de menos de su faceta profesional en este tiempo?
-Seguramente el contacto directo con la gente, con los compañeros, amigos…

-¿Qué es lo que más ganas tiene de hacer?
-Viajar, hacer alguna escapada, y antes de esto, salir a comer con los amigos a un restaurante agradable

-¿Aprenderemos algo de la experiencia vivida?

-Eso espero, quizás valorar más nuestra vida diaria, a las personas cercanas, y a diferenciar lo importante de lo banal.


DESDE CASA. Marga Fernández: “Los momentos complicados sirven para sacar lo mejor de nosotros”

Marga Fernández es la gerente del GRUPO GESS, empresa que gestiona el Club Infantil del Centro Comercial El Tormes. Según afirma, es una persona optimista por naturaleza que ha aprovechado todos y cada uno de los momentos de esta etapa de confinamiento. Estas semanas le han servido, además de para reflexionar y disfrutar del tiempo con los suyos, para diseñar proyectos que verán la luz muy pronto. “Los momentos complicados sirven para sacar lo mejor de nosotros”.

-¿Cómo ha vivido estos tiempos extraños de confinamiento?

-Como todo en la vida, depende del prisma con que se mire y yo soy una persona optimista por naturaleza, he intentado encontrar algo positivo en cada momento. Evidentemente, he tenido momentos de risa y de felicidad con mis hijos; de soledad; y también momentos de miedo, porque es obvio que nos ha tocado vivir una experiencia única, sin precedentes históricos. El COVID 19 y su confinamiento no ha sido fácil, nunca habíamos tenido que estar encerrados en casa, nunca nos habían prohibido salir a la calle, nunca habíamos visto cómo estaba en juego la salud de tantas personas y cómo la economía de un país se hundía a pasos agigantados. A eso se suma la incertidumbre de no saber cómo vamos a salir de esta, las consecuencias que va a tener para la población y para millones de negocios… esta crisis global asusta, pero me quedo con que esto tarde o temprano pasará. Y estar tantas horas y durante tantos día en casa a mí me han servido para reflexionar mucho, parar y pensar, que es necesario. Me hacía tanta falta que me quedo con eso.

¿A qué ha dedicado gran parte de su tiempo?

-Para evitar pensar en lo que estaba pasando mi mente ha mantenido un ritmo frenético, por lo que a veces he tenido la sensación de no tener horas en el día para hacer todo lo que me proponía. He podido poner en orden mis prioridades, mis ilusiones y mis sueños. He buscado nuevos propósitos. Este tiempo me ha posibilitado estar con mis hijos sin prisas y he pasado tiempo con ellos. Hemos sacado el Monopoly, el Trivial, el Cluedo, hemos visto series de Netflix y me he reído con ellos, hemos disfrutado. Hemos pasado tiempo de calidad, eso de lo que tanto hablo y que no ponía en práctica. Estar en casa ha sacado de mí secretos que ni yo misma conocía: me he vuelto cocinera (he elaborado tartas, bizcochones, un sinfín de postres con los que endulzar a todos), he realizado deporte en casa (una rutina cada día, a ver si dura…). Y he leído mucho, ha sido un placer pasar páginas y devorar libros. He tenido tiempo para aprender y seguir formándome, he asistido a muchos cursos (webinar, masterclass, etc.). Hacía tanto tiempo que no tenía esta oportunidad que la he exprimido al máximo. Y, por supuesto, he descansado. La vida es correr y correr, el estrés ya no es una elección es una realidad, y he descansado mental y físicamente. Creo que ya estoy preparada para volver a la vida real, salir con energía y fuerza.

– ¿Cuál se ha convertido en su rincón favorito de la casa?

-El balcón. Si me hubieran hecho esta pregunta hace unos meses, no habría sido esta la respuesta. Si bien es cierto que los balcones y las terrazas han vuelto a tener protagonismo, para mí se ha convertido en el lugar donde asomarme al mundo. Ha sido un rincón de paz y tranquilidad. Me ha aportado mucho en esta etapa tan complicada, no solo por los aplausos y conversaciones entre vecinos, me ha servido para olvidar durante ratos que estaba encerrada. ¡Cómo cambian los días con el sol y el cielo azul! Un lujo, mi balcón.

-Parece que en este tiempo hemos vivido en primera persona una película, ¿se atreve a ponerle título?

-Soy muy cinéfila y con el Estado de Alarma hemos vivido momentos que nos han llevado a situaciones dignas de la mejor ficción. Y son muchas las películas que acuden a mí en estos momentos difíciles, pero me quedo con Luis Buñuel y uno de sus clásicos: “El ángel exterminador”, una película de confinamiento que rebosa surrealismo y crítica social a partes iguales, es la asfixia social. Trata de un grupo de la alta sociedad de Méjico que celebra una fiesta en casa de los Nóbile y aunque todo transcurre dentro de la más recta etiqueta y formalidad los invitados no pueden salir de la habitación y no saben por qué… cuando pasan los días los formalismos y la buena educación se acaban. Y creo que es algo parecido a lo que nos está pasando a nosotros.

-¿Qué es lo que más está echando de menos de su faceta profesional en este tiempo?

-Me ha costado mucho acostumbrarme a esta falta de rutina: el levantarme, ducharme, vestirme, maquillarme, desayunar, salir e irme a trabajar. Es duro estar lejos de la gente que forma parte de mi día a día, y aunque mantengo contacto con la mayoría de mis compañeras (por vídeo conferencias o WhatsApp), echo mucho de menos la cercanía, los cafés a media mañana, las risas y los enfados, el estrés… Soy una persona muy social, me encanta relacionarme y compartir, y me está costando no poder estar cerca de la gente en estos momentos difíciles. Pero todo pasará y seremos más fuertes. Yo continuo con teletrabajo, no tengo tiempo de aburrirme, desde mi casa hay que gestionar y dirigir una empresa, Grupo GESS, y he aprovechado para diseñar proyectos muy interesantes que verán la luz próximamente, hay que reinventarse y los momentos complicados sirven para sacar lo mejor de nosotros.

-¿Aprenderemos algo de la experiencia vivida en estas semanas?

-Sin duda, yo creo que sacaremos conclusiones muy válidas de todo esto, como por ejemplo que hay que cambiar las prioridades, que lo que verdaderamente importa es la vida y la salud, que los servicios sanitarios son esenciales para la sociedad, algo tan sencillo como la importancia de la higiene (lavarnos las manos, la limpieza de superficies compartidas). Nos daremos cuenta que las vacunas son fundamentales, que es imprescindible invertir en investigación, valoraremos la solidaridad… Quiero pensar en positivo, como he dicho al principio, y quedarme con que aprenderemos algo de todo esto.


DESDE CASA. José Manuel González: “Tengo muchas ganas de abrir, por fin, Manel Gourmet en el Centro Comercial El Tormes”

José Manuel González es empresario, gerente del Restaurante Pucela y muy pronto inaugurará en el Centro Comercial El Tormes “Manel Gourmet”, una tienda dirigida a paladares exquisitos donde se podrán encontrar productos delicatessen de Salamanca y platos preparados con el sello de garantía que ofrece el Pucela. Para José Manuel han sido semanas complicadas, debido al fallecimiento de un hermano por COVID19, pero no ha perdido la ilusión por volver al día a día de su trabajo.

-¿Cómo ha vivido estos tiempos extraños de confinamiento?¿A qué ha dedicado gran parte de su tiempo?

-En este tiempo de confinamiento he tenido la mala suerte y la desgracia de perder a un hermano. Estuvo 30 días en la UCI, y han pasado otros 30 días después de su muerte… Así puedo resumir yo el confinamiento.

– ¿Cuál se ha convertido en su rincón favorito de la casa?

-No sé si favorito, pero el rincón de mi casa donde he pasado más tiempo ha sido el salón, allí he hecho casi vida completa: he dormido (lo poco que he dormido), he desayunado, he comido… Han sido unos días muy duros.

-Parece que en este tiempo hemos vivido en primera persona una película, ¿se atreve a ponerle título?

-Cómo lo he vivido y sufrido en primera persona, a esta película o mal sueño la titularía “El terror del virus”.

-¿Qué es lo que más está echando de menos de su faceta profesional en este tiempo?

-Echo de menos lo que más me gusta: mi trabajo; el día a día de mis negocios; reunirme con clientes y amigos…

-¿Qué es lo que más ganas tiene de hacer?

-Además de volver a mi día a día, tengo muchas ganas de poder abrir por fin las puertas de Manel Gourmet, un local dirigido al disfrute de todos y especialmente de los paladares más exquisitos. Este será un nuevo establecimiento del Centro Comercial El Tormes que estará ubicado en la planta baja, al lado de Belros.

-¿Qué vamos a poder encontrar en Manel Gourmet?

-En Manel Gourmet encontraremos una buena selección de productos delicatessen y con muy buen precio, donde los productos locales serán los grandes protagonistas. Salamanca cuenta con una excelente y variada despensa de materias primas, entre las que destacan el jamón y los embutidos ibéricos, las legumbres, los quesos y vinos, que dan como resultado suculentos platos. Todos ellos estarán en nuestros estantes, pero también otros productos autóctonos de Castilla y León y de otras provincias españolas. Además ofreceremos platos cocinados que irán variando en función de la época del año (por ejemplo, ahora en verano, salmorejo, croquetas, salpicón de marisco, ensaladilla rusa, etc.). Unos platos que cuentan con el sello de garantía del Restaurante Pucela. Además, Manel Gourmet será un espacio para poder degustar los productos más exquisitos.

-¿Aprenderemos algo de la experiencia vivida en estas semanas?

-Creo que este tiempo ha supuesto una lección de vida importante que deberemos aprender bien todos.


DESDE CASA. Antonio Jimeno: “Lo que me muero de ganas por hacer es ir a Salamanca y estar con mi madre”

En Enamódate desde casa hoy hablamos con Jimeno, el periodista y locutor de Cadena 100, que celebró en El Tormes su última fiesta con los niños antes de la cuarentena. El famoso colaborador del programa “¡Buenos días, Javi y Mar!” ha echado mucho de menos a los más pequeños y muy especialmente a su madre, con quien está deseando disfrutar en Salamanca de una caña y un tinto de verano.

-¿Cómo ha vivido estos tiempos extraños de confinamiento?¿A qué ha dedicado gran parte de su tiempo?

-Los he vivido, imagino que como todo el mundo, con muchísimo miedo al principio, entre otros motivos, porque mi familia está “desperdigada” por toda España -tengo una hermana en Valladolid, otra en Córdoba, mi madre está sola en Salamanca- y la verdad es que ha sido duro, con el temor de que alguna de ellas cayera enferma o lo hiciera yo. Además, cada día las noticias eran peores, sabíamos de fallecimientos de gente que conocíamos o de sus familiares… A eso se sumaba el miedo por el futuro laboral… Eso sí, estoy con ganas tirar adelante y de ayudar, en este tiempo hemos visto también muchas acciones solidarias y se han vivido momentos que nunca olvidaremos. Esto va a marcar nuestras vidas para siempre.

A lo que más tiempo he dedicado estos meses ha sido a trabajar, y lo he hecho desde casa. Sí que es verdad que esta crisis ha supuesto una nueva forma de trabajar, muy efectiva por cierto, y a la que nos hemos adaptado muy bien. Cadena 100 se ha comportado de una manera ejemplar con sus trabajadores, hemos podido hacer todo desde casa. Hemos estado muy rápidos, se han hecho cosas muy bonitas… La verdad es que estoy muy orgulloso del trabajo que se ha hecho en Cadena 100. ¡Y también he cocinado en estos meses! He seguido a todos los cocineros que hay en Instagram y he preparado muchísimas recetas. Salgo de esta cuarentena sabiendo un poco más de cocina.

– ¿Cuál se ha convertido en su rincón favorito de la casa?

-La casa donde vivo la elegí por su terraza y en estos meses me ha dado la vida. De hecho, todavía no salgo mucho a la calle para pasear o hacer deporte, lo hago en la terraza. Hay una parte de mí que considera que solo debe salir la gente que no tiene la suerte de tener un sitio como este. Yo me paso unas cuantas horas en este lugar.

-Parece que en este tiempo hemos vivido en primera persona una película, ¿se atreve a ponerle título?

-La película se debería titular “Un día menos” porque era el mensaje positivo que hemos intentando mandar a nuestras familias, a nuestros amigos, en las redes sociales… Tres meses ya de confinamiento, de estado de alarma y siempre es un día menos. Es lo que nos ha dado esperanza…

-¿Qué es lo que más está echando de menos de su faceta profesional en este tiempo?

-Lo que más echo de menos es el contacto con los compañeros, el ambiente de la redacción, el saludarte, echarte unas risas… porque desde casa a nivel profesional, el programa no lo ha notado en absoluto, es más, creo que nos ha puesto las pilas. Yo creo que hasta ha mejorado, hemos hecho muchas cosas, hemos estado muy despiertos, muy solidarios, y hemos ofrecido al oyente lo que necesitaba: compañía, entretenimiento y la mejor música. La labor de Cadena 100 en este tiempo creo que se va a estudiar en los libros… Quiero recordar también la creación del Resistiré 2020, ese impulso que dimos con esa canción que pasará a la historia y que tiene ya 35 millones de visualizaciones en Youtube. Menciono también iniciativas tan bonitas como que los oyentes mandaran mensajes a través de la radio a las residencias y a los hospitales para que los enfermos, los sanitarios y las personas mayores estuvieran más acompañadas; los cuentos que hemos grabado para los niños; infinidad de podcasts (de música, de deporte…). También he echado de menos estar con los niños, grabo cada día en un cole, y conozco cómo se comportan, sus caras, sus gestos, su alegría… He añorado hacer las fiestas que hacía, como por ejemplo la que celebramos en el Centro Comercial El Tormes. Ésta fue la última que hice antes de la cuarentena y esas fiestas son maravillosas. Hemos hecho Jimeno y los Niños por WhatsApp, donde los niños mandan sus respuestas por teléfono, y aunque no es igual está siendo un descubrimiento y una puerta más que se abre. Pero no es comparable a mirar la cara a un niño y ver la alegría con la que te reciben.

-¿Qué es lo que más ganas tiene de hacer?

-Lo que me muero de ganas de hacer, por encima de todas las cosas, es ir a Salamanca no solo para disfrutar de la ciudad sino por ver a mi madre que se merece un monumento. Ha estado sola estos meses y aún así ha sido el motor de nuestra familia, la que más alegría ha dado, la que más ha empujado, la que menos preocupaciones ha querido dar. Ha sido para mí un ejemplo de valentía, de constancia, de perseverancia, de alegría… me quito el sombrero. Mi madre me ha vuelto a sorprender. Y tengo muchas ganas de estar con ella y hacerle muy feliz. Tengo un montón de planes con ella, aunque me conformo con salir a tomar una caña o un tinto de verano… Ya queda un día menos también para que podamos movernos entre provincias y podamos vernos.

Fiesta de Jimeno y los Niños en el Centro Comercial El Tormes

-¿Aprenderemos algo de la experiencia vivida?

-Aprenderemos muchas cosas, ya las hemos aprendido. Yo creo que sobre todo hemos aprendido a valorar que lo principal en esta vida es la salud, que sin salud no hay nada, que hay que cuidarse, que nos tenemos que cuidar, que nos tenemos que querer, ser solidarios. Espero que de esta situación salga una sociedad más empática, más solidaria. No me gusta nada lo que está pasando estos últimos días en política: enfrentamientos, reproches, insultos… creo que no es el momento. Seguro que se han hecho un montón de cosas mal pero no me gusta ver cómo nos enfrentamos. Yo de hecho no quiero hablar de política y ojalá que todos unidos saquemos España adelante.


DESDE CASA. Ainhoa Hermosilla: “Estoy deseando ver disfrutar a familias y amigos en 100 Montaditos”

Ainhoa Hermosilla es la gerente de 100 Montaditos, un local a punto de inaugurarse y que tendrá que esperar todavía unos días para abrir sus puertas en el Centro Comercial El Tormes. Ya estaba todo preparado para la apertura y llegó una parada obligatoria que nos sorprendió a todos. Ainhoa, no obstante, ha seguido trabajando en este proyecto sobre el que ha puesto muchas dosis de ilusión.

-¿Cómo ha vivido estos tiempos extraños de confinamiento?¿A qué ha dedicado gran parte de su tiempo?

-Este tiempo lo he vivido con una gran preocupación e incertidumbre respecto al futuro, en todos los sentidos. Pero he seguido trabajando todos los días pensando en la vuelta a la apertura del negocio. Para ello he contado con el apoyo incondicional de mi marido (siempre juntos en el equipo de trabajo) y del grupo Restalia que nos está ayudando a afrontar este momento difícil.

La gran parte del tiempo lo hemos pasado en familia, ayudando a mis hijos a adaptarse a su nueva forma de estudio, cocinando, compartiendo tiempo entre nosotros (juegos de mesa, películas…) y con aquellos que estaban lejos de Salamanca, a través de vídeo conferencia o del teléfono. Ha sido difícil pero, como me trasmitía mi madre siempre, si somos una piña la fuerza será mayor y saldremos adelante seguro.

La verdad es que estoy muy orgullosa del comportamiento y la responsabilidad que están demostrando mis hijos quienes con 9 y 11 años han asimilado la situación muy rápido y sin quejarse ni una sola vez.

– ¿Cuál se ha convertido en su rincón favorito de la casa?

-Mi rincón favorito durante este tiempo ha sido el salón, dado que aquí hemos compartido el tiempo en familia. También lo ha sido un pequeño jardín que tenemos y que nos ha posibilitado comer al aire libre durante algunos días de esta cuarentena.

-Parece que en este tiempo hemos vivido en primera persona una película, ¿se atreve a ponerle título?

-No sabría decir qué título le pondría, pero si espero que nos haga recapacitar a todos, especialmente de la responsabilidad individual que tenemos cada uno de nosotros en este mundo. Deberíamos intentar ser más generosos, menos individualistas, y más responsables con nuestra forma de vida.

-¿Qué es lo que más está echando de menos de su faceta profesional en este tiempo?

-Echo de menos, sobre todo, el contacto con el equipo y con el público. Toda mi vida profesional ha sido de cara al público y estoy deseando volver a tener ese contacto, por supuesto con las medidas de seguridad necesarias, pero poder ver disfrutar de nuevo a las familias, a los grupos de amigos…. de que pasen un buen rato en nuestro local, 100 Montaditos. Que volvamos a compartir tiempo juntos. Tengo ganas de poder continuar contando con el gran equipo con el que habíamos iniciado este proyecto con toda la profesionalidad e ilusión del mundo.

-¿Aprenderemos algo de la experiencia vivida?

-Deseo que sí. Confío en que aprendamos a darle importancia a lo que realmente la tiene y que pensemos más en el bien común.


DESDE CASA. Ana López: “Mi rincón favorito de la casa durante estos días ha sido la terraza”

Ana López es una de las tres encargadas de la tienda Décimas del Centro Comercial El Tormes. Aunque la cuarentena la comenzó con ánimo, los días, según cuenta, van pesando y ya está deseando volver a la rutina. Este tiempo le ha servido, eso sí, para aprender a valorar el tiempo que pasamos con nuestros familiares y amigos y lo que supone la libertad de salir de casa sin dar explicaciones.

-¿Cómo ha vivido estos tiempos extraños de confinamiento?¿A qué ha dedicado gran parte de su tiempo?

-El principio de la cuarententa lo he afrontado de forma positiva, pero ya son muchos días y esta situación la estoy llevando cuesta arriba. Lo más duro es no poder ver a los seres queridos y el miedo a que les pueda pasar algo. Desde hace unos días, tenemos la inmensa suerte de poder salir un ratito a la calle y dar un paseo, siempre manteniendo las distancias pero a la vez con miedo. Gran parte del tiempo en casa lo he dedicado en preparar recetas saludables, ver series y películas, practicar mucho deporte y, sobre todo, hacer vídeo llamadas con familiares y amigos.

– ¿Cuál se ha convertido en su rincón favorito de la casa?

-Mi rincón favorito ha sido la terraza. En ella me relajo muchísimo, los paseos me llenan de energía y el sol me da vida. Una pena que en este tiempo no haya brillado mucho el sol, pero he disfrutado igualmente de este rincón de mi casa.

-Parece que en este tiempo hemos vivido en primera persona una película, ¿se atreve a ponerle título?

-El título que le pondría es “Un aislamiento inesperado”, en homenaje a una de mis series preferidas en este confinamiento: Vis a Vis. Nadie nos imaginábamos que de un día para otro no íbamos a poder ir a trabajar, no íbamos a poder salir de casa, no podríamos estar con familiares y amigos…

-¿Qué es lo que más está echando de menos de su faceta profesional en este tiempo?

-Echo de menos que suene el despertador todas las mañanas para ir a trabajar, reunirme con todas mis compañeras, saludar al personal del Centro Comercial El Tormes, atender a los clientes nuevos y habituales, poderlos ayudar… Echo de menos toda la rutina profesional.

-¿Aprenderemos algo de la experiencia vivida?

-En este tiempo de confinamiento he aprendido cosas a las que antes no daba tanta importancia. En primer lugar, me he dado cuenta de la necesidad que tenemos todos de ver y estar con nuestros familiares y seres queridos, poder salir a la calle con la libertad habitual, circular libremente sin pedir permiso y sin dar explicaciones, reunirnos con nuestros amigos y poder pasar un buen rato en la calle, en los bares o en cualquier otro lugar. En todo este tiempo también he valorado lo que supone ir a trabajar, nuestra rutina diaria. Eso sí, he podido pasar más tiempo con mi marido y compartir nuestro hogar. En definitiva, nos hemos dado cuenta de que lo que hacemos habitualmente y nos llena de satisfacción es la vida.