La revista Vogue define Prepster como “aquella chica preppy que ha crecido a las afueras de la ciudad pero que, al mudarse al centro, ha asimilado ciertas tendencias hipster”. De ahí, continúa, “que las pasarelas hablen sin remilgos de logomanía –especialmente en jerséis y camisetas–, bermudas, polos y camisas de manga corta pero sin el deje tradicional que se presupone al look de pija de toda la vida”.

Y es que ya está aquí el nuevo preppy.

(Imagen de la serie de televisión Gossip Girl)

En Estados Unidos existe una conferencia deportiva de la Asociación Nacional Atlética Colegial, conocida como Ivy League, compuesta por las ocho universidades privadas más antiguas de Norteamérica: Yale, Princeton, Brown, Columbia, Cornell, Dartmouth, Harvard y Pensilvania. Estas universidades ofertaban un curso preparatorio o preuniversitario al que se apuntaban los niños de las familias más influyentes y adineradas del país, a los que llamaban preparatory. De aquí surge la palabra: preppy.

Cuenta la revista GQ que en 1965, un japonés, Teruyoshi Hayashida, llegó con su cámara a estas universidades y comenzó a fotografiar todos los looks que le gustaban. Un avanzado del famoso streetstyle de hoy en día. “Cuando se le terminó el carrete, volvió a su país, lo reveló y publicó uno de los libros más icónicos del mundo preppy, ‘Take Ivy’. Los japoneses pronto adaptaron esta estética hasta llevarla al extremo, mientras que en Estados Unidos se fue perdiendo.

En resumen, el término y el look surgieron en EE,UU., pero los responsables de mantenerlo y evolucionarlo fueron los japoneses.

Más tarde llegarían firmas cultivadoras del estilo preppy como Ralph Lauren (1967), Tommy Hilfiger (1984) o la inglesa Hackett (1983).

(Atlantic Pacific)

El armario Preppy

Construir el guardarropa preppy no es muy complicado. Simplemente hay que pensar en prendas básicas, aunque el nuevo preppy exige un giro más. Hay que arriesgar en ciertos puntos del look. Los colores no son una barrera, desde el intenso rojo, verde y naranja hasta los tonos pastel. Tanto en largo como en corto, son perfectos para combinar y romper las prendas más clásicas y no caer en un aspecto demasiado tradicional.

(Zara)

(Zara)

Los complementos se convierten en una herramienta indispensable para completar el look preppy. En los hombres, el cinturón de lona, la característica pajarita, la corbata slim o los pañuelos para el bolsillo de la americana son algunos de los toques finales que diferencian este estilo. La importancia en los detalles es una de sus máximas.

También los estampados tienen cabida. Tres son los que han adoptado como propios: el madras, una evolución del clásico tartán o cuadro escocés; el paisley, que ponen en complementos y forros interiores; y los pequeños estampados o bordados con motivos marineros.

(Stradivarius)

(Pull&Bear)

(Massimo Dutti)

(Zara)